martes, 25 de septiembre de 2007

Muertes cercanas en el tiempo


Carmina Ordóñez y Jerry Goldsmith murieron más o menos por las mismas fechas. Ella era una persona cuyos méritos desconozco; él, uno de los compositores de música cinematográfica más gloriosos de los últimos tiempos. El País les dedicó más o menos el mismo espacio a una y a otro. Sin comentarios.

Con tan sólo once días de diferencia murieron la cantante Rocío Jurado y el compositor György Ligeti. Si mal no recuerdo, El País dedicó cuatro páginas de su sección de cultura a la muerte de la tonadillera (dos más a su entierro el día siguiente) y una simple nota necrológica de agencias a la del compositor, uno de los más destacados de la segunda mitad del siglo XX. Las muchas páginas que El País dedicó a la Jurado no se debieron tanto a la gran cantante que fue como a la sofocante y morbosa atmósfera que el telecotilleo creó en torno a su agonía.

Hace poco murieron Antonio Puerta y Francisco Umbral. El País dedicó tanto o más espacio a la muerte del joven futbolista que a la del polémico, pero consagrado escritor. El espacio que dedicó el periódico madrileño al óbito de Puerta no fue consecuencia de su calidad como futbolista, sino del mucho tiempo que otros medios menos serios dedican al balompié.

Mal me parece que ciertas cadenas privadas de televisión aprovechen la concesión del gobierno y la libertad de expresión para emitir programas de cotilleo que envilecen a los espectadores y destruyen lo poco que desde otros ámbitos se puede hacer en favor de la cultura y del fomento del buen gusto. Y mal me parece que los telediarios –especialmente los de esas cadenas privadas- sean un cúmulo de muchos sucesos, unas cuantas curiosidades intrascendentes y grandes cantidades de fútbol (o de sus entresijos).

Pero me duele más aún que El País, un periódico serio, se deje arrastrar por esos otros medios de comunicación y dedique más espacio del que debe a unos asuntos y menos del que debe a otros.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

El pais, un periódico serio, ja, ja, ja. Me descojono de la risa. Te recomiendo que busques en internet la cantidad de malas críticas (la mayoría justas)que tiene este panfleto. Si, tiene dinero y paga a pesebreros que escriben bien, pero de eso a que sea un periódico serio, va un abismo, majete.

Pocho dijo...

Considero periódicos serios El País, El Mundo, ABC y La Razón (frente al Sorpresa y el Qué me dices, por ejemplo). Pagar a pesebreros que escriben más o menos bien lo hacen todos todos. Unos pagan a unos pesebreros y otros a otros. Y con esto que digo creo que muestro más tolerancia que tú, majísimo.
P.D.: veo que escribes el país con minúscula, como hacía el Abc cuando lo dirigía Ansón (costumbre que erradicó después un hombre más honrado como giménez alemán).

Pocho dijo...

Giménez Alemán con minúscula ha sido un gato mecanográfico. Mis disculpas.

Anónimo dijo...

Tolerancia a que se contraten pesebreros, de acuerdo. Respeto a eso, ninguno. El intelectual debe estar en contra de todo poder. Criticar cualquier abuso venga de donde venga. El pesebrero solo está en contra del bando contrario y solo critica los abusos del bando contrario.
Tolerancia a que los periódicos sean medios de formación y no de información, vale. Respeto por esta circunstancia, cero.
Tolerancia a que las empresas mediaticas apoyen a un bando para que luego les conceda sus favores, bueno. Respeto, ni el más mínimo. Como ves, una cosa es la tolerancia y otra el respeto. Yo tolero tu blog, porque no me queda más remedio, pero además lo respeto porque no negocias ni especulas con el. Y perdona por lo de majete.

Pocho dijo...

Caray, Anónimo: me ha gustado mucho más tu segundo comentario que el primero (y me has sorprendido: sospechaba que ibas en una dirección y has resultado ir en otra mucho más saludable).
No hay problema con lo de 'majete'.

Y gracias por aclararme la diferencia entre tolerancia y respeto: la especulación política nunca ha sido mi fuerte.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Ya lo dije en su día... La verdad es que la cultura no interesa. Y no interesa, para que el personal esté aborregado, no piense y no reclame sus derechos en todos los sentidos. ¡Que el listillo de turno se tira por un barranco, allá que vamos todos sin pensar siquiera, que nos vamos a abrir la crisma!
Saludos de nuevo

Nanny-Ogg dijo...

Interesa el morbo y el cotilleo. Ni entendí el circo montando en torno a Rocío Jurado ni entendí este otro circo montado en torno a este pobre chico. Me parece patético que se les dediquen horas de televisión, que la gente les llore como si fueran de su familia y que los periódicos les dediquen páginas y páginas.

Patético e incomprensible

Besos

Pocho dijo...

Gracias y un saludo, Casa Encendida; gracias una vez más y un besazo, Nanny-Ogg. Y recuerdos al husband.

Anónimo dijo...

Pero vamos , la prensa es así. Peor fue cuando murió Xenaquis que fue mencionado pero no acorde a su estatura en la música del siglo XX .
Nada, tranquilidad.
Pero no sólo pasa en la música sino en muchas otras ramas.

Anónimo dijo...

¡Pardiez. Voto a tal! Conste que si de tal guisa hablo, es porque mepongo en situación, ya que vivimos en la segunda edad media. Busquen VV.MM y vean cómo nos engañan. Prensa seria o no seria:toda ella es pesebreruza, hedionda de establía.

Lean VV.MM a d. Agustín García Calvo, y sus opiniones sobre el uso delas letras mayúsculas, las letras en general, el presente y el futuro (que no es sino la muerte)

Pocho dijo...

Hasta ahora, lo que había leído demostraba el conocimiento del español de los siglos XVI y XVII; sin embargo, en quien escribió "pesebreruza, hedionda de establía" se esconde un verdadero escritor.

Un abrazo.

yo dijo...

Yo dejé de leer periódicos hace tiempo. Para desinformarme me basto y me sobro yo solo. Periódicos que dan relevancia a hechos intrascendentes no me parecen serios. Unos cuantos ejemplos son los que tu ya has escrito, está demás que yo ponga otros.
Tampoco quiero decir con eso que los tengan que prohibir o lincharlos. Solo que no los leo, no los compro, porque no quiero fomentarlos.

Tany dijo...

Pues lamentablemente asi es la España del Siglo XXI. El culto a la ordinariez de programas de TV, donde priman los insultos, gritos, y airean la vida privada de famosillos.
No interesa, no vende, la historia u obra de pintores/escritores/compositores.
Triste, no?