domingo, 3 de febrero de 2008

Las contradicciones de los obispos


Yo tenía a La Conferencia Episcopal Española por gente muy inteligente (y con la que rara vez coincido, por cierto), pero creo que últimamente se están cubriendo de gloria. Han convocado actos en defensa de la familia, cuando siempre han excluido la posibilidad de que ellos mismos y el resto de los sacerdotes pudieran formar una. Alguno de ellos ha dicho que en España corren peligro la democracia y los derechos humanos, cuando la propia Iglesia impide elegir democráticamente a sus representantes (el Vaticano no es precisamente un estado democrático) y cuando el propio Vaticano jamás ha firmado ni apoyado ninguna declaración de derechos humanos. Dicen que la enseñanza de la religión católica está perseguida por el Estado, cuando en un estado aconfesional como el nuestro hay toda una red de centros católicos concertados mantenidos con dinero del contribuyente y cuando la asignatura de religión católica es impartida en centros públicos por profesores elegidos por el obispado y pagados por el Estado. Han pedido, implícitamente, el voto para el PP porque el PSOE apoya el aborto, cuando en los ocho años de gobierno de José María Aznar no se hizo nada por derogar la ley que lo posibilita, ni Rajoy va a derogarla tampoco. En fin, han pedido que no se vote al partido que ha negociado con ETA, cuando son notorias la tibieza con la que buena parte del episcopado vasco ha tratado a su entorno y la poca solidaridad que han mostrado con las víctimas del terrorismo (y cuando también es notorio que Aznar negoció con ETA y sus medios de comunicación afines lo aplaudieron).

Señores obispos, ¿son posibles más contradicciones en menos tiempo?

17 comentarios:

Carlos dijo...

Y no será, Pocho, que a lo que tú llamas contradicciones hay que llamarlo con toda propiedad cinismo.
A los obispos se les ve el plumero. Control social es lo único que busca la iglesia que inventó el que se cayó del caballo.

Nanny Ogg dijo...

Es que la Iglesia todavía no ha asumido que no tienen el poder que tenían hace siglos y quieren seguir gobernando nuestras vidas. Lástima que haya gente que aún les hace caso.

Besos

Pocho dijo...

Gracias a ambos por vuestros comentarios.

Un abrazo, Carlos; un beso, Nanny (y gracias por volver a dejar comentarios en esta bitácora, que he tenido más abandonada de lo que hubiera debido).

Anónimo dijo...

comentarios de la iglesia = manipulación

Anónimo dijo...

Lo que hay que leer a veces!!! PENOSO!!

Pocho dijo...

¿Penoso mi comentario o penoso el documento de la Conferencia Episcopal en la que se pretende orientar el voto de los españoles?

Anónimo dijo...

Tu comentario.

Pocho dijo...

Te agradecería, Anónimo, que no sólo te limitaras a efectuar una valoracion global (valoración que, como verás, no excluyo), sino que razonaras un poco esa valoración. En definitiva, que me gustaría que me refutaras.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Soy otro anónimo, llámame "el deán de la belladona". Mi homónimo es un poco tontito (igual si pongo jilipollas se enfada alguien). Lo cierto es que es un caso de libro, tipo "así se comportan los agrarios españoles".

¿Para cuando la España que a vivir comienza?

Pocho dijo...

Gracias, anónimo, y quiero puntualizar que el anónimo al que te refieres tal vez sea el primero, y no el inmediatamente anterior, pues acabo de abrir su comentario entre uno (aquel al que presuntamente te refieres) y otro (el tuyo).
No obstante, prefiero que utilices la palabra "deán" antes que esa otra palabra que no deberíamos mentar ni siquiera al referirnos a esa gente que piensa tan distinto a nosotros.
Un saludo.

Tesa dijo...

Poco que añadir, suscribo cada punto que escribes.
La iglesia quiere hacer alarde de un poder que cada vez es menor con ese tipo de manifestaciones. Es natural, de todos modos, que politice y se ponga del lado de quienes le darán más apoyo y ventajas en caso de ganar unas elecciones.

Pocho dijo...

Digamos que más bien apoyan a quienes piensan como ellos, porque los sociatas les han mantenido y aún aumentado la subvención económica, siguen manteniendo la religión en los centros públicos, mantienen los conciertos con los centros religiosos privados, en fin. Igual que el pepé con la leyes del aborto, que no la deroga ni por el forro. Perros iguales, pero con distinto collar.
Un saludo y gracias por tu comentario.

Anónimo dijo...

El deán de la belladona me encomienda que traslade a vuesas mercedes varias puntualizaciones, a saber:
-Non confutatis izquierda con P.$.O.E. Uno tiene cierta edad y ya ha podido ser engañado varias veces por el PSEUDOE.¿Quién, en la L.O.D.E., naturalizó los conciertos, ahorrando dinericos para comprar votos?
-Es verdad, cree su eminencia reverendísima que no debe usar, cuando menos abusar, del término jilipollas (gil, en su argentina versión. Jilipollas es una cualidad rara y valiosa. No todo don nadie es digno de tal honor, ítem más si consideramos la distinción y valía de tantos que, preteridos o actuales, se han hecho acreedores a tan alta distinción.
-Me ruega el ilmo. sr. deán que os traslade el testimonio de su más distinguida consideración, maese Pocho. Que crezcan luengas las barbas de vuesa merced.

Anónimo dijo...

usted es una persona de izquierdas no?pues no vaya tan en contra de lo que usted esta diciendo,la iglesia a estado sobreviviendo a los ataques que ha sufrido i ya ve como no han conseguido derrotarla,sin la iglesia españa seria un pais que iria decreciendo con el paso del tiempo y seria un pais lleno de gays lesbianas i mas enfermos mentales de los que hay,yo conozco una persona de oviedo que estuvo delinquiendo toda su vida hasta los 23 años le llego una noticia de la iglesia que si queria estar en una parroquia,el acepto,y ahora cuando le veo con sus 8 hijos y con una familia completamente feliz me doy cuenta de que sin la iglesia nunca habria podido reafirmar su vida;usted sabra pero ,llo que digo es totalmente cierto porque quien se aleja de la iglesia se aleja de la vida



perdone si he escrito con i latinas pero soy de girona un saludo y razonen y piensen

Pocho dijo...

Yo no estoy en contra de la Iglesia, sino de la Iglesia tal y como la concibe la actual cúpula eclesiástica. ¡Cuánto hemos perdido desde los tiempos de Juan XXIII y el Vaticano II! Sin ir más lejos, hay un movimiento llamado Somos Iglesia con el que estoy totalmente de acuerdo.

Por otra parte, reconozco que muchas personas que estaban a punto de delinquir han enderezado sus vidas gracias a que se han hecho "kikos", con su montón de hijos. Lo admito y aparecio, por más que esté en desacuerdo con las cosas que dice Kiko Argüello (sobre todo las que dice sobre los pobres homosexuales, qué culpa tendrán ellos).

Un saludo y a escribir bien las íes griegas y todas las demás letras, que ser de Gerona no es disculpa. ¡Ya me gustaría a mí escribir como Juan Marsé, como Eduardo Mendoza o como Ruiz Zafón!

Anónimo dijo...

Como Barón de la Chapelle que soy,os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a pagar porque soy el Barón de la Chapelle, y como Barón que soy...
solo quería aclarar al señor que defiende que la Iglesia entre en política con el dinero de los ateos y los creyentes que no quieren darlo, que da igual que sea de "Girona" o de "London", si escribe en castellano "ha" (de haber), es con h, y las i latinas están bien para que estuviera todo en catalán.
En otro orden de cosas le aconsejo que lea los libros "prohibidos", porque así comprenderá porqué la Iglesia los prohibe.Por cierto, nada le impide atizarle un fajo de billetes de 500 al cura que él quiera, no sé si ha entendido que lo que no quiero es hacerlo yo, financiar YO la COPE, la editorial SM, o el Papamóvil desplazándose por Valencia con medidas de seguridad extremas para que el Santo Padre no vaya al cielo,de momento.Ahora, reflexione cuánto dinero de personas de derechas va destinado por ley para que los hijos de esos deslenguados y descreidos de izquierdas aprendan el Himno de Riego, vea las cifras, compare, y... si encuentra algo mejor, CÓMPRELO.

Pocho dijo...

Me alegro, Barón de la Chapelle, de que hayáis honrado con vuesa florida prosa esta humilde bitácora.

Un abrazo.