sábado, 15 de marzo de 2008

Objetores contra la Eduación para la Ciudadanía

Una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía da la razón a un colectivo de padres que se han declarado objetores de conciencia contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía, asignatura que de otro modo tendrían que cursar sus hijos en la ESO. La sentencia se basa en que los padres tienen derecho a educar a sus hijos en libertad y conforme a sus propias convicciones morales. Y yo me pregunto: amparándonos en esta misma filosofía, ¿por qué no objetar contra la asignatura de Biología? Es una asignatura en la que se enseñan las teorías evolucionistas de Darwin a nuestros hijos, cuando tenemos derecho a educarlos en la creencia de que el hombre no viene del mono sino que fue creado por Dios a su imagen y semejanza. ¿Por qué no objetar contra la Física y la Química? ¿Mi hijo va a tener que estudiar que el universo nació de un big-bang, cuando mis convicciones morales me dicen que Dios lo creó en seis días? ¿Por qué no objetar contra la asignatura de Historia, en la que se enseña a nuestros hijos que el origen de nuestra cultura es una sociedad pagana y politeísta como la griega? ¿Por qué no objetar contra la Educación Física, basada en un absurdo culto al cuerpo? ¿Y contra la Música, en la que se les enseña que el mejor compositor de la historia es un luterano llamado Bach? ¿Por qué no objetar contra la Historia del Arte, asignatura en la que les enseñan multitud de esculturas y pinturas de desnudos? ¿Y contra la Plástica -no les dé por mandarles dibujar alguno de esos desnudos-? ¿Y contra la Filosofía, con tanto filósofo ateo, tanto hereje y tanto marxista?

Aunque don Alejandro Tiana (que es quien manda en Educación) se ponga gallito, nos da lo mismo: como los alumnos pueden pasar de curso con cuatro asignaturas suspensas… hasta cuatro, tenemos dónde elegir.

11 comentarios:

Nanny Ogg dijo...

Pues ¿qué voy a comentarte si estoy totalmente de acuerdo? Si nos ponemos a objetar asignaturas cualquier día nos veremos con obcecados creacionistas que se nieguen a que enseñen la teoría de la evolución.

A mí el que quiera objetar, que objete, eso sí, que luego apenque con las consecuencias, o sea, con el suspenso correspondiente.

Por cierto que vi en televisión a la mamá andaluza y tenía toda la pinta la señora de no haber mirado ni la materia ni el libro ni ná. Vamos, que la señora escuchó a los obispos, se fue al foro de la familia, le contaron tres cosas y se largó a objetar. Esa es mi impresión, igual me equivoco, claro.

Besos

Pocho dijo...

Gracias, una vez más, Nanny-Ogg.

Un beso.

Anónimo dijo...

¡Ah, pillastre! A tan anglófila dama sí contestáis, ¿eh?

Anónimo dijo...

pork kizas la bida dl omvre sta amontonada en la savia dedukzion de nustra bida¿???


Profesor de ortografia
1 saludo

Anónimo dijo...

Querido Pocho: me parece que eres un pobre hombre que no tiene ni idea de lo que escribe y que ha escrito este artículo porque se aburría o para ocupar espacio.

Para empezar, la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos es un atentado a la integridad moral de la persona. Aquellos que tenemos unos principios (cosa que, por lo que escribes, dudo seriamente que tengas tú) y que conocemos aunque sea una pequeña parte de los contenidos de la asignatura, lo sabemos a ciencia cierta. ¿Alguna vez te has molestado tú en echarle una ojeada a los libros de dicha asignatura? No lo creo. No se trata ya de estar o no en la Iglesia (que yo por cierto lo estoy) sino de tener unos principios morales y una dignidad.

En segundo lugar; la Iglesia admitió hace tiempo que la teoría de Darwin sobre la evolución del mono al hombre es cierta, y lo es. Tampoco niega la Iglesia el big-bang, y por supuesto que el mundo no se creó en seis días; simplemente, la fe trata de dar respuesta a cosas que la ciencia no puede: ¿puede la ciencia dar respuesta, por ejemplo, al sentido de la vida? La sociedad griega no es el origen de nuestra cultura, sino de la democracia y poco más. El verdadero origen de esta cultura está en el cristianismo, sin el cual Occidente no sería nada. La Educación Física no está basada en un culto al cuerpo; se basa únicamente en mantenerlo sano: la primera que dice que el cuerpo humano debe tener una dignidad (por tanto hay que cuidarlo y mantenerlo sano) es la Iglesia, ya que el cuerpo es el templo de Dios. Por supuesto que el mejor compositor de la historia es Johann Sebastian Bach, un luterano (yo soy católico, de los "kikos" a los que veo que tanto desprecias, y que por cierto se llama Camino Neocatecumenal, no "kikos"). La Iglesia no tiene nada en contra de que se profesen otros credos, y es la primera que lo dice: "la fe se propone, no se impone". Por otro lado, la Iglesia no tiene nada en contra de los desnudos (en ningún sitio hay tantos desnudos pintados como en la Capilla Sixtina, en el Vaticano) sino contra la pornografía y la sexualidad fuera del matrimonio (que no contra quienes las practican, sino contra sus actos). Y por último, la Iglesia ha tenido también grandes filósofos, como San Pablo.

Para otra vez, ¿por que no piensas un poco mejor lo que vas a escribir?

Jose María, Madrid

Anónimo dijo...

El señor que dice que esta en la iglesia me parece un desdichado nauseabumdo cual vil potro destorcijado a manera septentrional


Bueno soy un comunista bisexual y actor porno y estoy casado con un caballo entiende mi zoofilia?

ajesusado dijo...

Lo siento. No sé si es prudente meterme donde no me llaman, pero, ¡qué demonios! mientras mi amable colega me vaya gentilmente dando el cuartelillo que va otorgando el bueno de él, necesito contestar a la intervención de José María. Allá cada cual con sus vicios y sus duelos.

Sí, mi querido catecúmeno, la iglesia tiene de todo. He ahí tu problema. Bien lo saben quienes tuvieron que aprenderlo todo al margen del sistema.

Aprendieron, como bien dice Pocho: que habían filósofos, científicos...distintos de los ensalzados por la santa madre, y que normalmente eran mejores y más acertados que los bendecidos (que no benditos). Aprendieron incluso que la propia iglesia no hacía sino manifestar su pensamiento usando el vehículo de una ideología más.

Hacerse un huequito bajo el sol abrasador es muy duro. Ya sabemos de este materialista siglo, donde todo vale con tal de que cueste, donde el futuro nunca acaba de ser presente, donde los uniformes se llevan en la cabeza y son cada vez más imperceptibles, donde la disidencia es ostracismo y éste, a su vez, marginalidad. Como siempre, claro, pero perdonando la vida.

Pero ya ves, mi amado hermano, si hoy nos oprimen telas de araña, en los tiempos (no tan lejanos, pese a que en "Cuéntame" nos hagan creer que lo parecen)en que mandaban los curas no habían telarañas, sino muros y cadenas. O sea, que te majaban a hostias. Nunca mejor dicho. Hasta en el cielo de la boca.

Sí, ése es tu problema. Nadie niega la importancia de lo que la Iglesia tiene y ha ofrecido. Pero no es lo único que la humanidad ha ofrecido, voto a tal.

Ni tú eres el único que está en posesión de principios morales y una dignidad. O, no demos nada por supuesto, de su definición. Bonitos principios morales, fomentar confesores de cadalso.

No sé si denunciarte por decir que "la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos es un atentado a la integridad moral de la persona". Mejor, cuando te vea te hablaré, haciéndote ver cuánto te has apartado de lo que dices creer.

La iglesia, pues, tiene lo único, y tú eres el único que sabe. ¡Uy, uy, uy...!

Mira, no te pongas en ridículo de esta manera ("ellos me verán al veros a vosotros"). Es muy difícil luchar contra nuestro siglo. Pero es que lo pones a huevo...

Pocho, un saludo y pon, si es que se puede, los comentarios más recientes en primer lugar.

ajesusado dijo...

Lo siento. No sé si es prudente meterme donde no me llaman, pero, ¡qué demonios! mientras mi amable colega me vaya gentilmente dando el cuartelillo que va otorgando el bueno de él, necesito contestar a la intervención de José María. Allá cada cual con sus vicios y sus duelos.

Sí, mi querido catecúmeno, la iglesia tiene de todo. He ahí tu problema. Bien lo saben quienes tuvieron que aprenderlo todo al margen del sistema.

Aprendieron, como bien dice Pocho: que habían filósofos, científicos...distintos de los ensalzados por la santa madre, y que normalmente eran mejores y más acertados que los bendecidos (que no benditos). Aprendieron incluso que la propia iglesia no hacía sino manifestar su pensamiento usando el vehículo de una ideología más.

Hacerse un huequito bajo el sol abrasador es muy duro. Ya sabemos de este materialista siglo, donde todo vale con tal de que cueste, donde el futuro nunca acaba de ser presente, donde los uniformes se llevan en la cabeza y son cada vez más imperceptibles, donde la disidencia es ostracismo y éste, a su vez, marginalidad. Como siempre, claro, pero perdonando la vida.

Pero ya ves, mi amado hermano, si hoy nos oprimen telas de araña, en los tiempos (no tan lejanos, pese a que en "Cuéntame" nos hagan creer que lo parecen)en que mandaban los curas no habían telarañas, sino muros y cadenas. O sea, que te majaban a hostias. Nunca mejor dicho. Hasta en el cielo de la boca.

Sí, ése es tu problema. Nadie niega la importancia de lo que la Iglesia tiene y ha ofrecido. Pero no es lo único que la humanidad ha ofrecido, voto a tal.

Ni tú eres el único que está en posesión de principios morales y una dignidad. O, no demos nada por supuesto, de su definición. Bonitos principios morales, fomentar confesores de cadalso.

No sé si denunciarte por decir que "la Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos es un atentado a la integridad moral de la persona". Mejor, cuando te vea te hablaré, haciéndote ver cuánto te has apartado de lo que dices creer.

La iglesia, pues, tiene lo único, y tú eres el único que sabe. ¡Uy, uy, uy...!

Mira, no te pongas en ridículo de esta manera ("ellos me verán al veros a vosotros"). Es muy difícil luchar contra nuestro siglo. Pero es que lo pones a huevo...

Pocho, un saludo y pon, si es que se puede, los comentarios más recientes en primer lugar.

ajesusado dijo...

¡Ah! ¿Es iglesia la Iglesia marginal? La que no detenta poder (e incluso no lo desea). Piensa, hijo, en Casadàliga, en Boff...

Porque, aún piensas, ¿no?

Pocho dijo...

Muchas gracias, querido Ajesusado, por facilitarme la tarea de contestar a José María. Sí, tengo intención de hacerlo, y probablemente en entrada aparte, pero ahora (aunque a él crea que soy un tipo ocioso que no tengo mejor cosa que hacer que escribir) ando fatal de tiempo y estoy liadísimo.

Sobre el orden en que los comentarios aparecen publicados, nada puedo hacer. Los pone Blogspot por defecto en orden cronológico.

Un fuerte abrazo.

yo dijo...

Yo creo en la objeción de conciencia. ME parece muy bien que se objete, contra cualquier asignatura. Lo que no quiere decir que yo le vea sentido objetar contra la aignatura de BIOLOGÍA, por ejemplo. Como se puede pasar de curso por ley con algunas asignaturas ( el centro en eso también puede decidir). Si la ley permite pasar de curso a un alumno sin saber leer y escribir correctamente, porque no puede pasar sin saber Educación para la ciudadanía. Me parece mucho más grave que pase sin saber leer, ni escribir correctamente